Por Rayze Ostolaza Oquendo

Si es imprescindible reconocer la diversidad en la sociedad para transformarse como persona, es aún más necesario honorar la comunidad LGBTTIQ en Puerto Rico por muchas razones. El esfuerzo de hacer valer sus derechos como seres humanos, el apoyo y hermandad, que, por consecuencia de la marginación social, estos han creado, y lo que es indudable: la libertad que emanan, esa autonomía de personalidad que los hace protagonistas del espectáculo.

Roberto Karlo Fernández Rodríguez descubrió que era gay a los 19 años cuando frecuentó una barra homosexual y sintió una comodidad que nunca había experimentado. Y es que hay algo cuando te rodeas de personas como él, que, sin mucha dificultad, activa los instintos y quiebra todo disfraz. Vives y coexistes. Es una oda al ser.

De las ganas de implementar los conocimientos aprendidos en la escuela de teatro de San Juan, José Julián Acosta, y en la Universidad de Puerto Rico, de la cual tiene un bachillerato en Drama, Fernández Rodríguez decidió crear a Latyfa D’ Witches, un personaje que combina la elegancia con la elocuencia para deleitar a todo espectador. Verla en su performance, es amarrarte a su magnificencia y admirarla tal cual una obra de arte.

“Hay diferentes tipos de transformistas. Algunas bailan o cantan o tienen otros dotes histriónicos. Yo utilizo la teatralidad y la caracterización para hacer espectáculos con los cuales la gente pueda identificarse. Mi inspiración es Madame La Queer” comentó Fernández, enfatizando en que lo que distingue a Latyfa D’witches es el estilo de dama cívica.

En el 2011 Latyfa D’ Witches debutó en la discoteca “Krash” como parte de un concurso de belleza llamado “Miss Krash black beauty”, más tarde, compitiendo contra seis candidatas, se convirtió en la reina de “Scandalo”, una de las discotecas más importantes al hablar del arte gay en Puerto Rico, fundada por Jesús Callejas. Durante su año como reina participó de numerosas actividades que la mantuvieron lo ocupada suficiente como para casi olvidar a Roberto.

“Cuando eres reina de la discoteca de mayor relevancia en el campo del transformismo aquí en Puerto Rico, es un privilegio y se debe honrar esa posición y hacer que toda la comunidad le guste estar en “Scandalo” y que se vivan ese refrán que dice: ‘escandalo es tu casa, mi casa, la casa de todos’” puntualizó el hombre que le da vida a D’ Witches, la ex reina que entregó corona el pasado 11 de mayo.

De las muchas cualidades que sobresalen de Fernández Rodríguez, es importante hacer hincapié en su compromiso con la comunidad LGBTTIQ, pues en su año de reinado, se vio obligado a afectar su vida personal por la falta de tiempo. Toda su mente y disponibilidad estaba ocupada de compromisos con Latyfa D’witches. El hombre tenía que ceder a la mujer que habita en él porque algo más fuerte apremiaba: la pasión por el entretenimiento y el deber con su comunidad.

-¿Por qué son importantes los certámenes de belleza en la comunidad gay?

-Porque a través de estos, cada transformista tiene la oportunidad de ser reconocida como reina y su vez aportar sus pensamientos a una comunidad que sigue y respeta a las reinas del ambiente.

-¿Cómo te preparaste para ser reina?

-Me preparé, más que todo, emocionalmente. Como todos los concursos, cuando compites te expones a las críticas, a no tener tiempo para nada más porque dedicas a la competencia mucho tiempo. Es toda una preparación, no sólo es presentarse, es el vestuario, maquillaje, peluca, pestañas, tacos, las uñas que vas a usar, el número que vas a interpretar. Entre muchas otras cosas.

La genialidad detrás de los espectáculos que llevan a cabo los transformistas “queer” u homosexuales, dejan hilos de confusión y cuestionamientos. Las imágenes a veces ominosas, y siempre grotescas, te hacen vivir una magia inusual. No es la magia que nos venden en las historias de cuentos de hadas, es la magia de lo excéntrico. Los transformistas no representan a la mujer, si no que, materializan una idea.

Por el momento Roberto Karlo Fernández es quien está en control del cuerpo. Engavetó los fones, las pelucas y los tacos para pasearse con sencillez. Está feliz de poder dedicarle tiempo a todo lo que puso en riesgo el pasado año y en esta pausa, planifica hacer labor comunitaria, otra de las pasiones que piensa poner en práctica siendo parte de un proyecto que trabaja mano a mano con los residenciales públicos: “Voces de la juventud”.

Latyfa D’Witches reaparecerá en el mes de agosto para competir, pero esta vez a nivel internacional.

En el Puerto Rico utópico, las personas valoran el arte gay y lo hacen parte de la cultura de su país, se reúnen a celebrar a aquellos transformistas talentosos que nos representan en distintas partes del mundo, se dejan afectar por un espectáculo que pocos ojos han visto y se cuestionan sus prejuicios construidos para acto seguido, cancelarlos.

¿Cuánto de distancia habrá entre la utopía y la realidad?

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s